Sucedió en Vicálvaro un 22 de agosto

1911. El Gobernador Civil de Madrid impone una multa al Alcalde de Vicálvaro por haber consentido la celebración de una becerrada en la que hubo un muerto y más de 20 personas resultaron heridas de diversa gravedad.