Al rescate de la Fuente de San Pedro

     La fuente de San Pedro podría datar del siglo XVI, pues en las Relaciones Topográficas de Felipe II, se afirma que en Vicálvaro había tres fuentes. Tenemos más referencias posteriores, pues hasta hace pocas décadas las fuentes eran un servicio fundamental no sólo para abastecer de agua en el ámbito doméstico, sino también para los ganaderos, y los animales utilizados para labores agrícolas (ver artículo sobre Viajes del agua de Vicálvaro). 

 



 

     Cuando aparecieron las conducciones de agua modernas, como el Canal de Isabel II,  y la actividad agrícola dejó paso a la industria las fuentes y lavaderos de nuestro pueblo quedaron en desuso, y el abandono por parte de la desidia municipal dio cuenta de ellas.



     El caso de la Fuente de San Pedro vuelve a estar de actualidad para Vicus Albus. Ya en 1994 se hizo una pequeña restauración de lo que quedaba de ella, gracias a los alumnos del colegio Minerva, que voluntariamente ayudaron a desenterrarla en 1994. Pero las actividades urbanísticas de la década siguiente volvieron a enterrarla.







 

     En los próximos meses el Ayuntamiento de Madrid pretende llevar a cabo unas obras para construir un centro cultural en el solar bajo el que se encuentra. Por ello Vicus Albus ha notificado a las entidades implicadas la existencia de tales restos y ha solicitado que se conserven y queden visibles para el público en la medida de lo posible como testimonio de nuestro pasado. Esperamos conseguirlo una vez más.

 


Imprimir   Correo electrónico