¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

Comunicado de desmentido a BlastingNews

[Descargar comunicado]

Restitución del nido de las cigüeñas

Una de las iniciativas de Vicus Albus a lo largo de sus historia, fue recuperar el nido de las cigüeñas tras la restauración de la torre de la iglesia parroquial en 1995.
El pasado año una actuación de mantenimiento errónea ocasionó que estos animales no tengan una plataforma adecuada para seguir anidando aquí, por ello es necesario repetir la subida al nido por parte de unos operarios especializados y recomponerlo.


El coste de la restauración de nido está estimado en 350€ y esta entidad se propone financiarlo a través de diversas fuentes, una de ellas el mecenazgo voluntario mediante suscripción popular.
Los interesados podéis hacer donativos en la cuenta de Vicus Albus siguiente:


Gracias por vuestra ayuda.

Al rescate de la Fuente de San Pedro

     La fuente de San Pedro podría datar del siglo XVI, pues en las Relaciones Topográficas de Felipe II, se afirma que en Vicálvaro había tres fuentes. Tenemos más referencias posteriores, pues hasta hace pocas décadas las fuentes eran un servicio fundamental no sólo para abastecer de agua en el ámbito doméstico, sino también para los ganaderos, y los animales utilizados para labores agrícolas (ver artículo sobre Viajes del agua de Vicálvaro). 

 



Rescate de la tinaja del palacio de los Duques de Sevillano

     Como ya indicamos el pasado mes de febrero, la intervención de Vicus Albus permitió el descubrimiento del último vestigio del palacio de los Duques de Sevillano, que consiste en la bodega subterránea de la casa:

Los restos arqueológicos del solar del Jardín de la Duquesa

     El inicio de 2020 ha coincidido con los primeros trabajos de urbanización del solar que antaño ocupó el palacio de los Duques de Sevillano en Vicálvaro.

     Durante las tareas iniciales de urbanización, la empresa Pryconsa halló una antigua bodega, que constituyen los últimos restos de tal edificación. Este hecho era conocido por Vicus Albus y ya lo advirtió en su momento ante interesados de primer orden sin éxito. 
     Posteriormente nuestro presidente acudió a la obra y conversó con tres personas de la empresa que estaban junto al encargado, y les transmitió los datos históricos. Al día siguiente recibió una llamada del director general de la empresa PRYCONSA para informar de la petición de la presencia de un técnico de la Dirección General de Patrimonio , que actualmente está trabajando en el estudio y catalogación de tales restos. La empresa ha manifestado su interés en ayudarnos a conservar lo más relevante.