Sucedió en Vicálvaro un 19 de septiembre

1592. Felipe II dicta una provisión para agrandar la iglesia de Vicálvaro, porque se ha quedado pequeña al trasladar la corte a Madrid