Sucedió en Vicálvaro un 22 de noviembre

1926. Fallece el coronel Luis Caballero de Rodas, que fue el último mando de la artillería de Vicálvaro antes del “plante de los artilleros” y la disolución del arma de artillería en el ejército español por el dictador Primo de Rivera. Aparte de su posición militar, Luis Caballero de Rodas, nieto de un general laureado en la Vicalvarada y que había sido gobernador en Cuba, era conocido en Madrid por su vocación intelectual. Suspendido de empleo y sueldo por el decreto del 5 de septiembre, como todos los oficiales del arma, se suicidó, según las opiniones recogidas en los diarios de la época.